El temporal de olas devasta la costa guipuzcoana

Los peores pronósticos se hicieron realidad y Gipuzkoa amanecía este domingo con un panorama desolador. La costa guipuzcoana ha sufrido la madrugada de este domingo el peor temporal de los últimos años. El mar ha azotado con fuerza el litoral cantábrico con olas de más de diez metros de altura en la costa. Lo peor pasaba durante la noche pero se mantiene la alerta naranja por fuerte oleaje, por lo que el Gobierno Vasco pide a la ciudadanía que evite el paso por lugares batidos por el mar.

A pesar de las precauciones tomadas por los ayuntamientos costeros, el embate del mar ha sido mayor de lo esperado, como demuestran en San Sebastián los daños registrados en la Parte Vieja así como a lo largo del cauce del río Urumea, incluso hasta el quinto puente.

El País Vasco mantiene la alerta naranja en Gipuzkoa y Vizcaya por fenómenos costeros adversos con viento del oeste y fuerza 8

El Ayuntamiento de Donostia celebrará hoy a las 9.30 horas una reunión en el Salón de Plenos para todos aquellos que quieran recibir información de primera mano.

A las 11.00 horas, el alcalde, Juan Karlos Izagirre, y la delegada de Infraestructuras y Servicios Urbanos, Nora Galparsoro, ofrecerán una rueda de prensa con el balance de daños actualizado a esa hora, si bien se espera que el recuento total de desperfectos pueda llevar más tiempo.

 

Mareas vivas

Lo peor llegaba a las seis de la mañana con la pleamar, que venía acompañada de mareas vivas. La capital guipuzcona se ha llevado la peor parte y la alarma roja por olas decretada para la madrugada del domingo obligaba a cerrar total o parcialmente los puentes del Kursaal, Mundaiz y María Cristina.

Los puentes Santa Catalina, Lehendakari Agirre y Real Sociedad fueron abriéndose durante la mañana del domingo, mientras los técnicos municipales trabajaban para limpiar los desperfectos y asegurar cada zona dañada. Según explica el consistorio donostiarra en un comunicado, las labores de limpieza se están realizando a un ritmo muy bueno.

En Donostia el Ayuntamiento se preocupa por recuperar el pulso de la ciudad y sobre todo reordenar el tráfico debido al cierre de los puentes. Los dos primeros puentes, el del Kursaal y el de Santa Catalina ya están abiertos a tráfico y peatones. El tercer puente, el de María Cristina, el de Renfe,permanece cerrado al tráfico de vehículos pero ha habilitado un carril entre vallas para permitir el paso de los peatones. El que sigue cerrado es el cuarto puente, el de Mundaiz.

Miles de paseantes se han acercado durante este domingo a los lugares más afectados para observar la huella dejada por olas de proporciones gigantescas.

www.diariovasco.com + twitter

BfdxLtUIYAAhuNk

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Marque como favorito el Enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *